Ola de calor y tu auto: cómo lo afecta y cómo evitarla

Ola de calor y tu auto

Las temperaturas que se pueden registrar durante el año pueden ser extremas y puede que la ola de calor y tu auto se lleven muy pero muy mal. A nivel personal, extremamos recaudos para no colapsar, como tomar mucha agua, evitar pasar mucho tiempo al sol, etc. ¿Pero qué debemos hacer con nuestro auto?

El calor extremo y tu motor

Lamentablemente, muchas veces termina dañándose a causa de un sobre calentamiento general, claro. En esos casos, el problema está en el termostato o el electroventilador.

Estos elementos se encargan de evaluar a qué temperatura interna se encuentra el vehículo para poder liberar más o menos cantidad de líquido refrigerante al motor para que este trabaje a la temperatura adecuada.

Ahora bien, existen dos problemas: el primero es que esta falla no aparece hasta que el calor dentro del motor es extremo. Pero además, hoy en día muchos 0km carecen de un indicador físico de temperatura del motor, por lo que nos daremos cuenta de que algo anda mal cuando es demasiado tarde.

La solución es obvia, pero no hay otra: chequear cada dos semanas, el nivel de líquido refrigerante para que este nunca falte. Además, si te toca ir a revisar el auto al taller, indicales que de paso, corroboren que el termostado y el electroventilador funcionan bien.

¡Cuidá los levantavidrios eléctricos!

Ya sea si hace calor o frío, que no funcionen correctamente es un problemón. Primero porque no podés bajar la ventanilla y segundo, porque no podrás dejar el auto estacionado en la calle si la ventanilla no sube. Así, la ola de calor y tu auto van a llevarse muy mal.

Este sistema se puede romper por tres factores: daño en el motor que acciona su movimiento; rotura de alguno de los cables; o se obstruyó la estructura por donde se mueve el cristal.

La solución: usalos cada tanto. No importa si viajás solo la mayoría del tiempo. De vez en cuando bajá y subí los cuatro vidrios por completo. Así evitás que se acumule suciedad en la base y haya ingresado al sistema que lo mueve. Con esto, el calor extremo no perjudicará al auto.

Ojo con el aire acondicionado o climatizador

Si falla, estamos literalmente al horno, y lamentablemente son los primeros en romperse, dado que muchos no lo usan ni en primavera.

¿Cómo nos damos cuenta que fallan? Si notás un olor raro al encenderlo, es porque hay hongos en los tubos de conducción del aire acondicionado hacia el habitáculo. Si el caudal de aire es pobre, puede que los filtros estén colapsados.

Y si el consumo de combustible se dispara una vez que lo encendiste, quiere decir que el compresor o ventilador no funcionan bien. La solución: usar el aire también en invierno, aunque sea una vez por semana para evitar que los filtros se saturen y que los conductos se ensucien.

Si dejaste el auto al sol, al volver bajá todas las ventanillas y dejá las puertas abiertas unos minutos para que el clima en el habitáculo sea más agradable. Así evitás ingresar y poner el aire al máximo de golpe, algo que perjudica su funcionamiento.

Artículo anteriorEl Grabado De Autopartes, Más Caro Desde Febrero
Artículo siguienteRecall Masivo De Toyota: Etios, Corolla, Hilux Y SW4, Al Taller
Periodista del rubro automotor, productor y conductor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí